26 febrero 2014

¡Abejarucos africanos! El abejaruco menor

Los de cola de golondrina y de frente blanca eran espectaculares, pero el abejaruco que más y mejor vimos con diferencia fue el abejaruco menor... ¡menor en tamaño, pero no en belleza! Aquí van unas fotos del abejaruco africano por excelencia:

Merops pusillus - Chobe Riverfront
El abejaruco menor (Merops pusillus) exhibiendo todo su esplendor de colores: turquesa, naranja, verde... lo tiene todo. Al diferencia que los europeos, anidan en parejas solitarias, no en colonias. De hecho, en la foto se ven un par de agujeros que tenía excavada esta pareja en el río Chobe
Es curioso el efecto que hace la luz tan fuerte que había, ¡parece que le he metido un flashazo tremendo al pájaro!


Merops pusillus - Khwai River
A diferencia de otros abejarucos, suelen posarse muy bajito a la hora de lanzarse a por una presa: un metro de altura o menos. Este, en las orillas del río Khwai, estuvo aguantando durante cinco minutos en su ramita mientras yo sacaba y preparaba la cámara: ¡ya podrían ser todos así!


Dawn at Khwai River





El paisaje donde vive el abejaruco de la foto anterior: los bosques de las orillas de ríos como el Khwai son perfectos para que estos animales encuentren comida y refugio









Merops pusillus - Xakanaxa outskirts, Moremi GR
 La verdad es que sus colores impresionan muchísimo visto de cerca y con una luz cenital...

Merops pusillus - Xakanaxa outskirts, Moremi GR





¡Aunque visto de lejos como en esta foto no es más que una manchita verde y amarilla en la sabana!
Desde luego se llama abejaruco menor o abejaruco chico por algo: apenas llega a la mitad de un abejaruco europeo... en inglés lo llaman "little bee-eater", o abejaruco pequeño... la verdad es que es minúsculo





Merops pusillus - Xakanaxa outskirts, Moremi GR






Es el abejaruco más frecuente del África subsahariana con diferencia, y está lejos de ser una especie amenazada: ¡actualmente viven unos 80.000.000 de abejarucos menores!








Merops pusillus - Third Bridge, Xakanaxa










-¡Cómo me pica el cuello!-
Esta pareja de abejarucos la encontramos en Xakanaxa, Moremi, en una pausa para comer: al principio estaban lejillos...


Merops pusillus - Third Bridge, Xakanaxa
... pero poco a poco me fui acercando, a pie, ¡hasta tenerlo a apenas 3 metros!

Merops pusillus - Third Bridge, Xakanaxa


















La sensación era increíble... como hacía tanto calor, el pobre bicho estaba jadeando y como yo estaba subido a un montículo, el fondo era muy suave por los arbustos de detrás y le daba la luz de frente. Las ramitas de espino como posadero también eran de lo más curioso ¡lo tenía todo! Vaya suerte que tuve

Merops pusillus - Third Bridge, Xakanaxa






En septiembre, cuando estuvimos nosotros, este macho estaría en plena labor de preparar el nido... supongo que lo habrán excavado en un talud, ¡aunque hay citas de que anidan en madrigueras de cerdos hormigueros!


Merops pusillus - Third Bridge, Xakanaxa















Y yo me iba acercando más y más.... ¡aquí estaba lo más cerca posible! Aquí, a unos 3 metros, se debió hartar del moñas persecutorio con la cámara y echó a volar...


 Yo ni sabía que iba a despegar, pero disparé una foto... se abrió el obturador y cuando se cerró otra vez, el abejaruco ya no estaba. Yo esperaba que hubiera quedado la rama ya vacía, pero al cabo de un rato miré las fotos a ver qué tal había quedado la sesión del abejaruco y...

Merops pusillus - Third Bridge, Xakanaxa

¡¡Casi me da un pasmo!! Sin pretenderlo, había pillado justo el momento del despegue: por fortuna, quedó a foco la cara y las alas tenían ese barrido tan curioso... desde luego era mi día de suerte. ¡Una de mis fotos favoritas sin duda!

Nunca sabes qué te vas a encontrar cuando sales a la naturaleza... ¡y menos aún en un sitio como Botswana! La verdad es que, de una manera u otra, ¡estaba pillando a todos los abejarucos de chiripa! Era una alegría tremenda para mí, pero había una especie de abejaruco que se resistía... uno al que le tenía más ganas que ninguno y que era todo un mito para mí... ¡más en la próxima entrada!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada